Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Un ‘generador de alimentos’ que transforma el plástico en proteínas comestibles

    Dos científicos ganan el 2021 Future Insight Prize por hallar un método que reconvierte los desechos plásticos en productos alimenticios

    Redacción

    La humanidad tiene un problema cada vez mayor con los residuos —en especial, con el plástico—, y se le está dando más importancia debido al crecimiento de la población mundial y a la cantidad de residuos que se generan.

    Desde el sector científico se buscan soluciones para este tipo de problemas mediante la investigación y, prueba de ello, es que dos investigadores han ganado el 2021 Future Insight Prize gracias a haber descubierto un método para convertir el plástico en proteína comestible.

    Estos científicos son Ting Lu, profesor de bioingeniería en la Universidad de Illinois Urbana-Champaign, y Stephen Techtmann, profesor de biología en la Universidad Tecnológica de Michigan.

    Los científicos premiados por su descubrimiento.

    Para llevar a cabo este proceso, primero rompieron los polímeros —moléculas— de los desechos plásticos y vegetales no comestibles para después emplear calor y un reactor para deconstruirlos. En el proceso también se emplean bacterias que se alimentan del aceite que desprende el proceso, y estas bacterias, que son en un 55% proteína, siguen aflorando mientras tanto.

    «Utilizamos organismos naturales diseñados para descomponer los plásticos y la biomasa vegetal no comestible para convertirlos en alimentos», dijo Techtmann.

    Se trata de un método capaz de transformar deshechos en alimentos de una manera relativamente sencilla, que incluso podría reducirse a un dispositivo para ser usado a modo de autoservicio.

    Y es que, los investigadores han pensado en posibles aplicaciones de este método en una máquina, en la cual se arrojarían residuos por un lado, que irían a los reactores de procesamiento para ser descompuestos, para luego introducirlos en el mismo lugar que las bacterias, que comerán estos residuos. Tras esto, las bacterias se convertirían en un polvo que permitiría su uso posterior.

    «La naturaleza nos ha proporcionado sistemas biológicos para hacer frente a muchos problemas ambientales», dijo Techtmann. «Mi papel en este proyecto es identificar y cultivar comunidades bacterianas del medio ambiente que tienen la capacidad de usar desechos como el plástico, así como descubrir nuevas enzimas para descomponer los plásticos y otros desechos de manera más eficiente».

    Los investigadores aún se encuentran experimentando con las proporciones y los parámetros de procesamiento para encontrar las medidas óptimas para que el proceso sea lo más eficiente posible, reduciendo el uso de energía y maximizando la cantidad de desechos que será comido por la comunidad de bacterias.

    El plástico se ha convertido en un problema en cuanto a su reciclaje, ya que se produce mucha cantidad de este material, que se utiliza en todo tipo de envases y que, en muchas ocasiones, se tira tras usarlo una única vez, lo que contribuye a que sea difícil ponerle remedio a este problema de residuos.

    Actualmente hay más de 14 millones de toneladas de plástico en el fondo del océano, y es una de las actuales preocupaciones de múltiples organismos y naciones a lo largo del mundo.

    Fuente: Business Insider.