Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Rusia desmantela la ‘cárcel de ballenas’

    El escándalo de esta prisión marina, donde se encontraban retenidas casi un centenar de orcas y belugas, se desató a principios de 2019 y se convirtió en un grave problema

    Redacción

    La tristemente célebre «cárcel de ballenas» del mar de Ojotsk, en el Lejano Oriente ruso, fue desmantelada a fin de impedir que se repita esta práctica, informó hoy la Fiscalía General de Rusia.

    «Con el fin de impedir el futuro uso ilegal de este espacio marítimo y la creación de una nueva ‘cárcel de ballenas,’ fueron desmanteladas las construcciones flotantes que quedaban en la bahía a solicitud de la Fiscalía de Protección Ambiental de la región del Amur», señaló la entidad en un comunicado.

    La Fiscalía afirmó que controla, a petición del presidente ruso, Vladímir Putin, las labores de protección de los mamíferos marinos de esta región, y en particular, aquellos que estuvieron sometidos a cautiverio en la bahía Sredniaya de Primorie.

    Además, informó que, a solicitud de las organizaciones de protección de la naturaleza, extendió los controles a internet, a fin de impedir la comercialización de cetáceos. «Gracias a la intervención de la Fiscalía en dos años fueron bloqueados más de 100 sitios web» dedicados a la venta de este tipo de animales, indicó la entidad, que aseguró dedicar «una atención especial al estado de los delfinarios» existentes en Rusia.

    El escándalo de la «cárcel de ballenas», donde se encontraban retenidas casi un centenar de orcas y belugas, se desató a principios de 2019 y se convirtió en un grave problema de imagen para Putin, que siempre se había declarado un firme defensor de los animales.

    Tras múltiples reclamos de los ecologistas, que se oponen categóricamente al uso de estos animales con fines recreativos, las autoridades rusas tomaron cartas en el asunto y liberaron las 87 belugas, 11 orcas y 5 crías de morsa cautivas.

    ACTIVISMO ECOLÓGICO

    Gracias a un vuelo de dron de Greenpeace, pudimos mostrar al mundo las condiciones en las que vivían estos cetáceos. En las imágenes podían verse a algunas de las orcas y belugas con sarpullidos, furúnculos, llagas y manchas, que los especialistas atribuyen a infecciones.

    Con el apoyo de más de un millón de personas en todo el mundo se logró hacer presión suficiente para conseguir su liberación. Y desde Greenpeace han podido seguir el proceso como observadores para garantizar la readaptación de las orcas y belugas.

    Nadar libremente permite a estos animales mantener su temperatura corporal frente a las frías aguas rusas y evitar las peores infecciones en verano. Además de estar hacinadas, las 15 crías estaban separadas de sus madres, aumentando su mortalidad.

    Fuente: portalambiental.com.mx y es.greenpeace.org/es