Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Pagan en una subasta 18.300 dólares por una escultura invisible

    Redacción

    Las subastas de obras de arte en formato NFT (non fungible tokens) se han puesto de moda y, para ejemplo, la llevada a cabo por un artista italiano que ha sido capaz de vender la nada, literalmente. Bueno, en realidad ha subastado una escultura invisible y hay quien ha pagado por ella nada menos que 18.300 dólares. 

    El escultor Salvatore Garau creó su obra que lleva por nombre ‘Io sono’ (Yo soy), una ‘escultura’ ¡inmaterial, completamente invisible, que debe existir, de alguna forma, en la cabeza de su creador quien se defiende de las críticas asegurando que «no he vendido un nada, he vendido un vacío».

    «El vacío no es más que un espacio lleno de energía, y aunque lo vaciemos y no quede nada, según el principio de incertidumbre de Heisenberg, ese nada tiene un peso. Por tanto, tiene energía que se condensa y se transforma en partículas, es decir, en nosotros», explicó Garau en una noticia recogida por Telecinco.

    Y la verdad es que se trata de un vació que ha salido algo caro, concretamente 18.300 dólares que tendrá que desembolsar el nuevo propietario de este «trozo de nada».

    Si ya de por sí resulta extraño que un artista venda una escultura invisible y aun más raro que alguien quiera pagar por ella, a esto hay que sumarle las precisas instrucciones de uso que vienen con la extraña «obra». Y es que Garau ha sido muy claro sobre las características que debe tener el espacio donde se exponga la escultura invisible, y que su nuevo propietario debe tener en cuenta. 

    La escultura inmaterial debe colocarse en una casa particular, en una habitación especial libre de cualquier obstáculo y dejando libre para su colocación un espacio con un mínimo de dimensiones de unos 150 x 150 centímetros.