Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Diversidad: la experiencia de dos cascos azules argentinos

    Los soldados comparten sus vivencias sobre lo que supone servir en una misión de paz de la ONU

    Redacción

    Si bien Argentina ha contribuido con tropas de sus fuerzas armadas a las misiones de Paz de la ONU desde 1958, el Capitán Juan Carlos Hernández Gómez (36 años) y el Capitán Agustín Señorans (34 años) hicieron historia en 2021, siendo los primeros argentinos en desplegar en la frontera norte de India y Pakistán, zona supervisada por las Naciones Unidas desde 1949, cuando se determinó su rol de monitoreo, observación e investigación a través de los Acuerdos de Karachi.

    Hernández Gómez y Señorans llegaron a Islamabad, capital paquistaní, el 7 de febrero  y a los 15 días de su llegada finalmente se desplegaron cada uno en una base del lado de la línea de control de Pakistán. Desde su llegada están desplegados en bases diferentes y nunca van a compartir su labor en el mismo cuartel, así lo establece el mandato de la ONU para generar paridad y balance de nacionalidades, aunque tienen una fluida comunicación virtual.

    “Para poder viajar cerca de la línea de control nosotros tenemos que viajar entre 100 y 200 kilómetros, y en estas distancias es cuando uno se apoya en los locales que conocen bien la ruta, y se desarrolla una relación de confianza y camaradería”, expresó el Capitán Hernández Gómez. 

    Travesías diarias

    De esas travesías diarias, con los locales pakistaníes como anfitriones y guías, destacan haber incorporado infinidad de conocimientos sobre sus tradiciones, formas de vida y preceptos de la religión musulmana. Piensan que el intercambio cultural constante con ellos los ha hecho evolucionar, establecer vínculos, apreciar la plenitud de participar de una misión de la ONU y al mismo tiempo vivenciar la cotidianeidad con comunidades con creencias y costumbres muy diversas y asombrosas a la vez.

    “En las misiones de paz se aprende el respeto por sobre todas las cosas, a ser más tolerantes, a entender que se pueden hacer las cosas de diferente manera llegando al mismo resultado, a respetar los mandatos de otras religiones, como los horarios de los rezos de los musulmanes, las formas de vestir, la comida, etc. Lo que para nuestra cultura occidental puede ser muy significativo puede no serlo para quienes habitan en otros países.»

    El Capitán Señorans cuenta: “En lo personal yo he aprendido mucho sobre el Islam, uno puede leer un libro, pero al estar aquí uno entiende mucho más la forma de vida relacionada con la religión musulmana y descubre los valores que profesan en sus acciones.”

    Creo que la población nos brinda un gran apoyo porque nuestro trabajo genera inmediatamente consecuencias positivas en sus vidas

    El capitán Agustín Señorans junto a la Mayor Yasmín Saludo del ejército de Filipinas realizando tareas de control de punto de cruce de la línea de control en la base Domel del lado pakistaní. / Foto: ONU

    En el caso del Capitán Hernández Gómez, Cachemira es su tercera misión con las Naciones Unidas, en 2016 y 2019 estuvo desplegado en Chipre, mientras que el Capitán Señorans tiene una experiencia previa en Haití, donde desembarcó pocos días después del devastador terremoto en 2010. Aún les resta más de medio año por delante en Asia, y los dos ya tienen planificado volver a unirse a otra operación de mantenimiento de paz, quizás en Sahara Occidental o Medio Oriente.

    Previo al próximo destino, los entusiasma la idea de retornar a la Argentina para incentivar a nuevos observadores, ellos ya marcaron un precedente en esta misión y sueñan con que otros compatriotas los sucedan, continúen su camino, y comprendan la complejidad y la relevancia de la presencia de la ONU en el lugar.

    “Sabemos que esta experiencia es inédita, y es emocionante, a nosotros nos tocó izar por primera vez la bandera del país en el cuartel general en Islamabad, pero después de nosotros vendrán otros observadores y eso es lo importante, que esta oportunidad trascienda y haya más argentinos y argentinas en esta misión.” expresó con orgullo el Capitán Señorans.

    Fuente: News.un.org