Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Las Olimpiadas, juegos con historia

    El próximo 23 de julio darán inicio los Juegos Olímpicos de Tokio, un evento deportivo que tuvo su origen en Grecia en el año 776 antes de Cristo

    Redacción

    En poco más de una semana dará comienzo uno de los eventos deportivos más esperados del mundo: los Juegos Olímpicos. Disciplinas deportivas que fueron canceladas el año pasado debido a la pandemia y que este 23 de julio por fin tendrá su inicio. Un evento mundialmente conocido, que se celebra cada cuatro años, y al que algunos se refieren como Juegos Olímpicos y otros como Olimpiadas como si ambos términos fueran sinónimos, pero no lo son. Pero, además, ¿sabes la historia de estos juegos?

    Para remontarnos a las primeras olimpiadas de la historia tenemos que ir al año 776 antes de Cristo (a.C.) Su nombre es debido a que se celebraban en la ciudad griega de Olimpia. El acontecimiento reunía cada cuatro años a los mejores atletas de cada urbe de la antigua Grecia. En cualquier caso, el propósito principal era el de realizar el evento como homenaje a Zeus, el dios del cielo y el trueno en la mitología griega.

    En los juegos antiguos las modalidades deportivas eran: Pentatlón, Carreras, Boxeo, Carreras de carro, Equitación y Pancracio que era una combinación de boxeo y lucha.

    Así se fueron celebrando durante más de mil años hasta que en el año 384 después de Cristo (d.C.), el emperador romano Teodosio los prohibió por considerarlos un rito pagano.

    Representación de los primeros Juegos Olímpicos.

    Desde entonces, hasta el año 1896, cuando se volvieron a celebrar los primeros Juegos Olímpicos modernos, promovidos por el barón de Coubertin que fundó el Comité Olímpico Internacional (COI), órgano que desde entonces coordina el movimiento olímpico, en los que había atletas de catorce nacionalidades, aunque solo nueve disciplinas.

    Los Juegos Olímpicos de la Edad Moderna se inauguraron por primera vez el 6 de abril de 1896 y duraron hasta el 15. Participaron 176 deportistas, todos hombres, de 12 países: Australia, Austria, Dinamarca, Francia, Alemania, Gran Bretaña, Grecia, Hungría, Italia, Suecia, Suiza y Estados Unidos, de los que 10 consiguieron medalla.

    Varios miembros del COI de 1896

    La primera prueba olímpica en disputarse fue una serie de 100 metros ganada por el estadounidense Frank Lane. James Connolly, también del equipo norteamericano, ganó el triple salto el primer día de competición y se convirtió en el primer campeón olímpico de la edad moderna. El héroe de los primeros Juegos Olímpicos fue el pastor griego Spiridion Louis, primer ganador del maratón, prueba que no estaba incluida en los Juegos Clásicos pero que se creó como homenaje a estos.

    Un evento que fue evolucionando, y que en los JJ.OO de París 1900 permitió, por primera vez, la participación de mujeres en algunas modalidades.

    Pierre de Coubertin quería llevar los Juegos Olímpicos a París, pero a los franceses no les interesaba gran cosa el nuevo evento. Le ofrecieron formar parte de los actos de la Exposición Universal de París, pero en competencia con otros eventos deportivos, con profesionales, organizados por la Exposición.

    España no tuvo representantes en Atenas 1896, pero sí en París 1900. A título personal, ya que no estaba aún fundado el Comité Olímpico Español. Nueve deportistas formaron la primera expedición olímpica española: los pelotaris José de Amezola y Fracisco Villota; el duque de Gor, en esgrima, y los remeros Fórmica, Camps, Vela, Margarit y Quintana. Según el historiador Fernando Arrechea, compitió en ciclismo en pista con el equipo francés Fernando Sanz, hijo natural de Alfonso XII y su amante, la cantante Elena Sanz. Villota y Amezola dieron a España su primera medalla, de oro, en la competición de cesta punta.

    Charlotte Cooper, la gran protagonista. París 1900.

    Los Juegos Olímpicos de Estocolmo 1912 fueron los primeros que transcurrieron con total brillantez y sin apenas polémicas que los empañasen.

    No hubo boxeo por estar prohibido por la ley en el país nórdico. A cambio, las mujeres dejaron de ser mera anécdota olímpica, al admitirse competiciones femeninas de natación y salto de trampolín. Participaron 2.420 hombres y 55 mujeres.

    Los Juegos Olímpicos de Amberes 1920 fueron un símbolo de la paz recobrada tras la I Guerra Mundial, pero no precisamente de reconciliación. Las potencias perdedoras de la misma (Alemania y Austria principalmente) fueron excluidas. Amberes fue elegida sede por ser la ‘ciudad mártir’ de la guerra.

    Los Juegos de Amberes ofrecieron dos notables novedades protocolarias: la primera, la bandera olímpica, creación de Pierre de Coubertin, con una simbología de unidad mundial a través de sus cinco aros entrelazados y sus cinco colores, uno al menos de los cuales está presente en la bandera de todos los países del mundo.

    En 1920 surgen los aros olímpicos

    Pierre de Coubertin quería sacarse la espina del fracaso de los Juegos Olímpicos de París 1900 y prácticamente impuso a la capital francesa como sede de los Juegos Olímpicos de 1924, alegando que próximamente se retiraría de la presidencia del COI. Al final, los galos se enmendaron y se construyó un nuevo estadio para los Juegos: el de Colombes, con capacidad para 60.000 espectadores, y que luego sería sede del Mundial de fútbol de 1938 y durante muchos años escenario de la clausura del Tour de Francia. En estos Juegos tampoco se permitió la participación de Alemania.

    Los Juegos de París 1924 fueron inmortalizados por la más exitosa de las películas de ambiente olímpico, ‘Carros de Fuego’ (Hugh Hudson, 1981), basados en la historia de los británicos Eric Lidell y Harold Abrahams, que cambiaron vencedores respectivos en 400 y 100 metros lisos, tras intercambiar sus pruebas dada la negativa de Lidell de competir en domingo por razones religiosas. Los grandes protagonistas de los Juegos fueron, sin embargo, el nadador estadounidense Johnny Weissmuller, ganador de tres oros y un bronce en natación y luego el más popular Tarzán del cine y, sobre todo, el finlandés Paavo Nurmi, uno de los más grandes fondistas de todos los tiempos, que ganó el oro en 1.500, 5.000 metros, cross, cross por equipos y 3.000 por equipos.

    Eric Lidell y Harold Abrahams que inspiraron la película «Carros de Fuego»

    Amsterdam consiguió por fin ser sede olímpica en 1928 después de tres intentos falidos. En el desfile no participó Francia como protesta por la readmisión en los Juegos de Alemania y Austria, llegando a amenazar incluso con la retirada. Pese a estos problemas, los Juegos estuvieron presididos por el espíritu del pacifismo.

    Berlín 1936. Pese a que los nazis rechazaban los Juegos Olímpicos como un «infame festival judío», en 1936 se encontraron acogiendo unos. Los nazis habían llegado al poder en Alemania en 1933.

    No faltaron protestas derivadas sobre todo de la política antisemita del III Reich, estando los Estados Unidos próximos a boicotear los Juegos. Por primera vez se encendió la llama olímpica en Olimpia. También debutó en los Juegos la televisión, si bien en circuito semicerrado para pantallas públicas. Con todo, fueron los Juegos mejor organizados hasta entonces y la película que los inmortalizó, ‘Olympia’ de Leni Reifenstahl, marcó un antes y un después en el tratamiento de la imagen del deporte. Sin duda, los Juegos Olímpicos de Berlín se recuerdan por Jesse Owens, ganador del oro en 100 y 200 metros, longitud y 4×100, a despecho de las doctrinas nazis sobre superioridad racial. Owens contó con el apoyo de dos alemanes: Lutz Long, su rival en longitud, que le ayudó a superar la parcial actuación de los jueces, y Adi Dassler, un fabricante de calzado que le proporcionó unas zapatillas experimentales. Dassler crearía luego la firma ‘Adidas’. España no participó a causa de la Guerra Civil.

    Hitler, en Berlín 1936

    Estados Unidos estaba inmerso en problemas raciales y en la guerra del Vietnam para los Juegos de México 1968. La URSS acababa de invadir Checoslovaquia para reprimir la violencia anticomunista, y el ejemplo del Mayo del 68 francés ‘amenazaba’ con extender las corrientes contestatarias por el mundo. Los tres acontecimientos se reflejaron en los Juegos.

    Los Juegos Olímpicos celebrados en México han pasado a la historia principalmente por dos motivos. Por un lado, los extraordinarios registros conseguidos en atletismo, favorecidos por la altitud a la que se encuentra la capital azteca. Y por otro, la polémica suscitada por la campaña que los atletas estadounidenses de raza negra protagonizaron reclamando la igualdad en su país. El primer acontecimiento se reflejó en el fenómeno del ‘Black Power’. La población negra de Estados Unidos estaba en práctica rebelión reclamando sus derechos civiles, pocos meses antes de los Juegos había sido asesinado el líder pacifista Martin Luther King


    El saludo del Poder Negro de los Juegos Olímpicos de México 1968 fue una señal de protesta de los derechos civiles negros en Estados Unidos. Tras ganar la carrera de los 200 metros en esos Juegos Olímpicos, los atletas afroamericanos Tommie Smith y John Carlos, medalla de oro y de bronce, alzaron su puño envuelto en un guante negro mientras comenzaba a sonar el himno nacional estadounidense.

    Montreal 1976 fue la sede sorpresa de los Juegos de 1976, pues ganó el derecho a ser sede compitiendo con Los Ángeles y Moscú.

    La Reina Isabel II de Inglaterra pronunció su discurso en los idiomas que cohabitan en Canadá y el saltador estadounidense Dwigth Stones, que criticó a los francocanadienses, se llevó una de las mayores pitadas de la historia olímpica. Pero la indiscutible reina de los Juegos fue Nadia Comaneci, la primera gimnasta en lograr la perfección en sus ejercicios: cuatro notas de ’10’, con tres oros y una plata, se llevó la rumana.

    Nadia Comaneci.

    El empeño de Barcelona por acoger los Juegos Olímpicos de 1992, tuvo por fin éxito gracias al apoyo del barcelonés Juan Antonio Samaranch, presidente del COI desde 1980. Así, Barcelona renovó casi totalmente su aspecto, sobre todo integrando el mar y las playas en la estructura urbana. Los Juegos de Barcelona 92 fueron los del Dream Team, los profesionales del baloncesto de la NBA, que con su debut tras el de los tenistas en Seúl simbolizaron la definitiva integración de los profesionales. Carl Lewis ganó un oro, en longitud esta vez, por terceros Juegos consecutivos.

    Los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, estuvieron presididos por una cierta polémica a causa del dudoso respeto a los derechos humanos del régimen chino, y sobre todo a su posición como invasor del Tibet hicieron que se presentantes desde diversas instancias dudas sobre lo idóneo de la sede, que había sido promovida por Juan Antonio Samaranch.

    El protagonista de los Juegos fue, de nuevo, Michael Phelps, que esta vez sí logró superar el récord de Mark Spitz, con ocho oros y siete récords del mundo para un total de 16 medallas en sus dos presencias olímpicas. Al final, China superó a los Estados Unidos por 51 oros a 36, si bien los estadounidenses lograron en total 110, por 100 los anfitriones.

    Pekín 2008.

    Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro (del 5 al 21 de agosto de 2016) pasarán a la historia por ser los primeros que se celebraron en Sudamérica. Pasarán a la historia por ser los primeros en los que participó un equipo de refugiados con diez deportistas. En total, 11.551 deportistas de 207 países -Kosovo y Sudán del Sur lo hicieron por primera vez- compitieron en la ciudad carioca y el rugby 7 y el golf debutaron en el programa olímpico. Fueron los últimos Juegos de dos mitos: Michael Phelps y Usain Bolt. El nadador elevó a 28 el número de medallas, reconquistando el oro en los 200 mariposa que perdió en Londres y ganando por cuarta vez consecutivamente el de los 200 estilos. El velocista jamaicano logró su tercer triplete.

    Ahora toca disfrutar de los que nos depare Tokio 2020. Bienvenidos al Olimpo.