Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Michelle Alonso hace historia al ser la primera deportista discapacitada que porta la bandera en las Paralimpiadas

    Los Juegos Paralímpicos despegan en Tokio y se prolongarán hasta el próximo 5 de septiembre

    Redacción

    Por primera vez en la historia, una deportista con discapacidad intelectual ha portado la bandera de España en la ceremonia de Inauguración de unos Juegos Paralímpicos. Y este hito ha tenido lugar este martes en Tokio, donde la nadadora tinerfeña Michelle Alonso ha sido la encargada de abanderar junto a Ricardo Ten al equipo español compuesto por 142 deportistas.

    El movimiento paralímpico ha despegado en el Estadio Olímpico de Tokio, transformado en un aeropuerto para acoger la ceremonia de inauguración que se prolongarán hasta el 5 de septiembre. No había mejor persona para ello que Michelle Alonso y no sólo por su trayectoria deportiva, sino porque además representa todos los valores que un acto como éste reúne: esfuerzo, constancia, solidaridad, compañerismo, integración y convivencia. Andrew Parsons, presidente del Comité Paralímpico Internacional, quiso dar las «gracias a todos los deportistas por el esfuerzo realizado para estar» en Tokio, en unos Juegos que calificó de «seguros por los protocolos decretados» por el Comité Organizador.

    Michelle Alonso.

    «Nosotros tenemos el honor de celebrar unos Juegos que cambiarán la percepción de las personas con discapacidad porque queremos cambiar esa percepción que aún existe en muchas partes del mundo hacía este colectivo que representa al 15% de la sociedad», confesó. «Los deportistas paralímpicos representan lo mejor de la humanidad y tú, deportista, debes ser el único que debe decidir lo que quieres ser», subrayó.

    ‘Todos tenemos alas’ ha sido el leitmotiv de una ceremonia que nos recordaba que en la vida, no siempre tenemos el viento a favor. Y no hay que detenerse, como no lo hacen los deportistas paralímpicos a los que no les importa de qué lado sople el viento, no les importa tenerlo muchas veces en contra, porque aprovechan su fuerza para avanzar. Toda una inspiración para los 1.200 de millones de personas con discapacidad pero también para una sociedad que, debido a la pandemia, ha tenido que reinventarse y levantarse. «Mientras les observamos, puede que descubramos que nosotros también tenemos alas», dicen desde la organización de Tokio2020.

    Fuente: Marca.