Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Magawa, la primera rata condecorada por salvar vidas

    Redacción

    Magawa, una rata condecorada por detectar minas antipersona en Camboya, se jubila después de cinco años de trabajo en los que su olfato le ha permitido encontrar 71 minas y 38 bombas sin estallar en el segundo país más afectado por este tipo de armas después de Afganistán.

    La rata fue condecorada el pasado septiembre con una medalla dorada por su «valentía» y «devoción» de la organización PDSA (siglas de People’s Dispensary for Sick Animals), que premia a los animales por su «valentía y devoción».

    En su tiempo de servicio para la ONG belga Apopo, Magawa ha limpiado de explosivos una superficie de 225.000 metros cuadrados en zonas de Camboya afectadas por las bombas y minas abandonadas, lo que ha ayudado a los lugareños a recuperar sus actividades sin miedo a morir o ser amputados.

    La ONG indicó en un comunicado, recogido por el digital dw que esta rata gigante africana nacida en Tanzania en 2013 «ha salvado directamente la vida de hombres, mujeres y niños que sufrieron el impacto de minas ocultas y otros vestigios mortales de la guerra». So Malen, una de las cuidadoras de la rata macho, resaltó su «rendimiento inigualado» y su orgullo de trabajar junto a un animal «pequeño, pero que ha ayudado a salvar muchas vidas».

    La rata condecorada Magawa. /Foto: PDSA UK/Reuters

    «Nos ha permitido devolver terrenos seguros a la población de la manera más rápida y económica posible. Pero está haciéndose más lento y debemos respetar sus necesidades. Echaré en falta trabajar con él», aseguró.

    La rata, la más eficaz del equipo de roedores de Apopo, es capaz de registrar un área del tamaño de una cancha de tenis en 20 minutos, lo que llevaría hasta cuatro días a un técnico con un detector de metales, según la ONG.

    La jubilación de Magawa y otras ratas coetáneas coincide con la llegada de 20 nuevos roedores que han superado todas las pruebas de adiestramiento tras llegar a Camboya en marzo, lo que permitirá a Apopo proseguir con la expansión de su programa de eliminación de explosivos.

    Una vez jubilada, podrá dedicar el resto de su vida a sus pasatiempos favoritos: masticar cacahuetes y plátanos y entregarse a su debilidad, las sandías, sin descuidar la forma gracias a la rueda de ejercicio instalada en su área de juegos.

    Fuente: dw.com