Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Cómo aprender a hacer la siesta sin despertar de mal humor

    Redacción

    ¿No sería maravilloso poder, en la mitad del día, apretar el botón de reinicio como si fuésemos una computadora y empezar desde cero, renovados y frescos para seguir con todo lo que aún nos queda por delante?

    Ese botón —o al menos un mecanismo que cumple esa misma función— existe: son las siestas cortasque, según un cúmulo cada vez mayor de evidencia científica, son una herramienta valiosa para recuperar el estado de alerta y la energía con la que iniciamos el día. «El principal beneficio de las siestas breves, es que contrarrestan los efectos fisiológicos que ocurren en (el cuerpo) desde que nos despertamos», explica Guy Meadows, especialista en fisiología del sueño y cofundador de The Sleep School, con sede en Londres.

    A partir del momento en que nos depertamos, «comienza a aumentar la adenosina, una sustancia química en el cerebro que es un subproducto del metabolismo» añade. «Cuanto más tiempo peramaneces despierto, más adenosina se va acumulando en tu cerebro, y por ello aumenta la sensación de sueño».

    Cuando hacemos una siesta, «reducimos la adenosina, metabolizamos un poco de esta sustancia en nuestro sistema, y eso nos ayuda a incrementar nuestros niveles de energía y a sentirnos más alerta y despiertos», comenta Meadows.

    Esto ayuda a «mejorar nuestro estado de ánimo, a reaccionar (a estímulos) más rápidamente, a reducir la posibilidad de cometer errores y a enfocarnos y poner más atención en lo que tenemos que hacer por la tarde».

    Enfocarnos y poner más atención en lo que tenemos que hacer por la tarde

    MEADOWS

    Los beneficios que destaca Meadows se refieren específicamente a los que aportan las sietas cortas (llamadas en inglés ‘power naps’, precisamente por que la energía que brindan), cuya dura oración debe oscilar entre 10 y 20 minutos.

    Pero si lo que buscamos es mejorar la memoria, la creatividad, nuestras funciones perceptivas o procesos cognitivos, se requiere una siesta más larga, de hasta 90 minutos, comenta Sara Mednick, investigadora del sueño y autora del libro «Haz una siesta! Cambia tu vida«.

    Fuente: BBC