Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Llegan las lluvias de estrellas del verano: Delta Acuáridas y Perseidas

    Perseidas. / Foto: IAC.

    Redacción

    El solsticio de verano, que dio paso a esta estación en el hemisferio norte a las 5:32 horas del pasado 21 de junio, marca un antes y un después en lo que a la observación de lluvias de meteoros se refiere. Aunque las conocidas popularmente como estrellas fugaces son una constante durante todo el año, los meses de julio y agosto se suceden dos de las lluvias de estrellas que más atractivo encierran: las Delta Acuáridas, que se podrán ver mejor durante este mes de julio, y las esperadas Perseidas —bautizadas también con el nombre de Lágrimas de San Lorenzo, por la cercanía del evento al día de la festividad en honor al mártir con el mismo nombre—, que tienen lugar sobre todo en el mes de agosto, aunque su actividad arranca con antelación en julio.

    Antes de que llegue la que es considerada la lluvia de meteoros del año, desde el pasado 12 de julio ya se han empezado a avistar los meteoros Delta Acuáridas que proceden según se sospecha del cometa 96P Machholz, en sintonía con lo que reportan desde la NASA, que también explica que este astro se descubrió en el año 1986 y fue bautizado tras su descubridor Donald Machholz. Con un núcleo de unos 6,4 kilómetros de diámetro, que se asemejaría a la mitad del tamaño que teóricamente tenía el asteroide responsable de la extinción de los dinosaurios, este cometa orbita alrededor del Sol cada cinco años, aproximadamente.

    Las Delta Acuáridas se pueden observar desde mediados de julio.

    Las Delta Acuáridas se pueden observar en el cielo nocturno a partir de mediados de julio, tal y como así lo indican desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN, por sus siglas) y se mantendrán en activo hasta el próximo 23 de agosto. A pesar de que estos meteoros se observan con mayor visibilidad en el hemisferio sur al encontrarse su radiante más alto en el cielo —con ese término se denomina al punto del que parecen surgir todas las estrellas fugaces, que en este caso sería la estrella delta conocida por el nombre de Skat y ubicada en la constelación de Acuario—, también son visibles en el hemisferio norte con una tasa de actividad algo más baja.

    En la noche del 28 al 29 de julio, es decir, en la madrugada del jueves día 29, se podrá ver esta lluvia de estrellas en su máximo apogeo, aunque lo cierto es que este 2021 costará más ver los meteoros por culpa de la presencia de la Luna, que dificultará la observación en cuanto aparezca en el horizonte. No obstante, de resultar muy difícil localizar meteoros en su periodo de mayor actividad, desde la NASA también recomiendan esperar a verlas durante la lluvia de estrellas de las Perseidas, que estarán en activo hasta el mismo 24 de agosto.

    En este segundo escenario, se podrá distinguir a las Delta Acuáridas por el camino que tomen en el cielo: si provienen de la constelación Acuario, se tratará de los meteoros que se asocian al cometa 96P Machholz, pues el radiante estará situado en la parte del sur del cielo nocturno; mientras que en el caso de las Perseidas su radiante se ubicará en la zona norte.

    Las Perseidas

    A partir del 17 de julio, se cruzarán también en el cielo las Perseidas, que conforman la que es para la NASA la mejor lluvia de estrellas del año por los meteoros «brillantes y muy rápidos» que reciben coloquialmente el nombre de Lágrimas de San Lorenzo. «Frecuentemente las Perseidas dejan largas estelas de luz y color a su paso mientras recorren la atmósfera terrestre», explican asimismo desde la agencia espacial estadounidense. A pesar de que esta lluvia de meteoros es tan solo la tercera gran lluvia del año si se clasifican estos fenómenos por la actividad de las estrellas fugaces —con un ritmo máximo de caída de 120 meteoros por hora, las Cuadrántidas, que tienen lugar en enero, y las Gemínimidas, que ocurren en diciembre, se posicionan por delante de las Perseidas—, el hecho de que las Lágrimas de San Lorenzo coincidan en el tiempo con las noches de verano facilita más su visibilidad para quienes deseen observarlas.

    Pudiendo superar los 50 kilómetros por segundo, de ahí el que se trate de meteoros que dejan un rastro más llamativo en el firmamento, esta lluvia de estrellas es visible del 17 de julio al 24 de agosto y alcanza su máxima actividad en las noches del 12 al 13 de agosto. El mejor momento para observar las Perseidas será concretamente la noche del 12 al 13 de agosto y discurrirán por el cielo un mayor ritmo de meteoros, hasta 200 cuerpos celestes por hora, entre las 21:00 y las 24:00 horas, horario peninsular. No obstante, desde la NASA apuntan que como pronto las Perseidas se podrán ver a partir de las 22:00 horas de la noche.

    Fuente: El Confidencial.