Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Lepa Punca, joyas que se hacen arte

    La firma canaria de joyería sostenible, al frente de la diseñadora y arquitecta Melisa Rodríguez, se inspira en la naturaleza para crear piezas únicas

    La diseñadora Melisa Rodríguez.

    Mónica Ledesma / NoticiasPositivas.press

    Lepa Punca significa chica guapa en esloveno, pero aparte de ser una expresión coloquial desde el año 2012 también se convirtió en el nombre que define a una firma canaria de joyería contemporánea artesanal, liderada por la diseñadora y arquitecta Melisa Rodríguez. Una fusión de líneas arquitectónicas, texturas, colores, contrastes y asimetrías con las que su alma máter busca trasladar todos los conocimientos, influencias y creatividad al mundo de la moda y el diseño.

    Arte a pequeña escala donde múltiples formas caprichosas se engarzan a materiales inusuales como hilos de seda, badanas de plátano o piedras semipreciosas y minerales que se fusionan a plata reciclada y oro para jugar entre volúmenes a crear belleza personalizada en piezas únicas.

    Collar de la colección ‘Lea’.
    Collar y pulsera de la colección ‘Irene’.

    Melisa Rodríguez, cuyo rostro es conocido por su implicación en Ciudadanos, en el que llegó a ostentar el puesto de portavoz adjunta del Grupo Parlamentario en la XII legislatura, afirma que nunca dejó de lado su pasión por el mundo del diseño a pesar de su apretada agenda política. Aunque el pasado mes de abril renunció a continuar en la Ejecutiva del partido, lo que no ha hecho es abandonar su firma y su instinto creativo. Ahora vive a caballo entre La Palma y Madrid, donde trabaja como consultora y, a la par, diseñadora.

    Melisa Rodríguez asegura que nunca dejó de lado su firma a pesar de su conocida actividad política con el partido Ciudadanos

    Su enseña bebe de experiencias personales, ya que a pesar de su juventud Melisa ha vivido y ha viajado por medio mundo. Nació en Londres, aunque creció en La Palma, lugar donde reside habitualmente. Con 18 años se trasladó a Barcelona para comenzar sus estudios de arquitectura en la Universitat Politècnica de Catalunya y allí adquirió los conocimientos de diseño, composición y estética que ahora aplica a sus creaciones. Durante sus estudios tuvo la oportunidad de visitar otros países y conocer muchas culturas, lo que le ha servido en gran medida de fuente de inspiración para Lepa Punca.

    “Estudié arquitectura en Barcelona, aunque el último curso lo cursé en la ciudad eslovena de Liubliana, donde siempre entre las amigas nos saludábamos cariñosamente con lepa punca. Una expresión que ahora da identidad a mi firma”, explica. “Como arquitecta intento llevar todos los conocimientos sobre composición, diseño y estética que aprendí durante mi carrera a mis creaciones aunque a menor escala y, sobre todo, busco reorientar mi marca hacia la filosofía de la economía circular y la sostenibilidad», añade.

    De hobby a marca

    La creadora comenta que su pasión por el diseño de joyas comenzó como hobby para, finalmente, acabar transformada en una enseña joven y repleta de personalidad. «Cuando estudiaba en Barcelona entré en una tienda y vi un ágata que me enamoró. La compré y me hice un collar. Cuando mis amigas me lo vieron, les gustó tanto que empezaron a llegar los primeros encargos”, recuerda.

    Así, durante largo tiempo, las piedras y los diseños convivieron entre los apuntes y proyectos de fin de carrera de esta diseñadora, hasta que en el año 2012 tuvo la oportunidad de viajar a India para realizar su primer trabajo tras licenciarse. Un nuevo destino que la llevó a tener que hacer un paréntesis con sus piezas, pero que reforzó sus conocimientos en nuevos materiales a la hora de transformarlos en joyas. Tras esta etapa oriental, Melisa regresó a Canarias con ilusiones renovadas, las cuales la llevaron a retomar su proyecto inicial basado en la creación de piezas exclusivas y eco friendly. Así fue como nació Lepa Punca, una firma inspirada en la naturaleza para vestir de minimalismo el cuerpo femenino.

    La firma de joyería ‘eco friendly’ se inspira en la naturaleza, la arquitectura, el arte y las mujeres para crear piezas exclusivas que respetan la economía circular

    La originalidad de sus piezas la llevó a ganar en 2014 el concurso de Jóvenes Creadores Moda y Complementos organizado por el Ayuntamiento palmero de Los Llanos de Aridane gracias a su colección titulada ‘De la tierra’, para la que utilizó la badana de plátano que unió a piedras semipreciosas, minerales, metales y textiles. A partir de este galardón, Lepa Punca comenzó a crecer en reconocimiento y en colecciones, pero siempre evocando un mundo de sensaciones que nace inspirado en sueños, viajes, culturas y, sobre todo, en mujeres con historias peculiares y particulares.

    Collar de la colección ‘De la tierra’, con la que la diseñadora ganó un concurso en 2014.

    Durante su tiempo vinculada a la política nacional, Melisa Rodríguez no dejó de crear para su firma y sobre todo siguió formándose en nuevos materiales y técnicas, conocimientos que la han llevado a lanzar una nueva colección de verano titulada Laura. «Se inspira en los movimientos del mar y en la luz de Laura, amiga y madre de mi ahijado. Una mujer que representa la filosofía de mi marca, dirigida a mujeres fuertes», apunta la creadora. Una propuesta que incluye pendientes a dos tamaños, pulseras y collares largos y gargantillas, todos acabados con sedas naturales en tonos naranja y violeta.

    Joyas en ediciones limitadas que ella misma diseña y elabora cuando son encargos personales, aunque cuenta también con un joyero artesano de Tenerife que realiza el resto de piezas y que se pueden adquirir a través de la web de la firma, en la tienda de Tenerife Espacio de las Artes (TEA) o en determinadas pop up que realiza la diseñadora en su isla natal, La Palma. Creaciones que oscilan entre los 80 y 130 euros, aunque dependiendo de los materiales el precio puede alcanzar los 400 euros.

    Diseños que se recrean en motivos étnicos, tribales o geométricos para dar forma a un universo artesano que viste de versatilidad a cada uno de estas piezas. «Ahora trabajo en la nueva línea de la marca desde un enfoque de moda sostenible y respetuosa con el medio ambiente, por lo que he empezado a introducir la plata reciclada como base, lo que da una textura más arenosa a las creaciones pero sin dejar de lado la carga artística que lleva implícita la firma», subraya Melisa.

    Nueva colección

    Aires renovados que transmiten una libertad alejada de estereotipos que se reflejan, además, no solo en sus diseños sino en la nueva campaña de imagen de la marca, la cual ha sido realizada por el reconocido fotógrafo Emilio Barrionuevo. En este sentido, la creadora anuncia que su próxima colección de invierno seguirá este concepto de transición y transgresión e incluirá perlas, aunque sin abandonar las líneas arquitectónicas, el arte y la atemporalidad que define a su enseña.

    La influencer Marta Purriños posa con joyas de Lepa Punca.

    «Tengo muchas ganas de afrontar nuevos retos e ilusiones, de seguir divirtiéndome en mi pequeño taller diseñando joyas. Es mi pasión y me da muchos momentos de felicidad y me ayuda a evolucionar. Hago lo que me gusta y espero seguir creciendo en este sentido, porque en cada una de mis piezas va el cariño que pongo al crearlas», afirma.

    Lepa Punca aspira a ser una marca del mundo, sin tabúes culturales, y a través de la cual se refleje la libertad, el movimiento y el respeto por las formas, la temperatura de los materiales, la identidad y la naturaleza. Joyas auténticas para una mujer cosmopolita y para adornar de sostenibilidad el cuerpo femenino.