Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Las plantas regalan salud a tu hogar

    Redacción

    Limpian el aire, relajan la vista y atenúan los ruidos. Las plantas son el complemento perfecto para llenar la casa de color y de vida, además de que te regalarán salud. Puedes crear un rincón precioso y siempre verde si mezclas macetas que tengan plantas con verdes de distintos tonos. Incluso las hay con las hojas moradas, amarillas o violetas.

    Si tienes un balcón con mucho sol, éntralas en casa. No sufrirán y tú tendrás más frescor en el interior. Eso sí, ponlas junto al cristal para que reciban luz. Está demostrado que colocar entre tres y cinco plantas por estancia refresca, da oxígeno y relaja la vista.

    Una areca, por ejemplo, limpiará el aire de tu dormitorio. Cuanto más grande, más limpiará y si la combinas con un filodendro, el efecto saludable es doble, pues esta planta elimina el formaldehído, un tóxico muy habitual en interiores.

    Por su parte, la hiedra filtra las sustancias químicas de perfumes y desodorantes que puede haber en el aire del baño y la maranta –en la encimera– necesita humedad y poca luz. En una repisa o un rincón de la encimera, puedes combinar macetas de fibras, zinc o tela, como aquí, para crear un decorativo bodegón con plantas aromáticas.

    Junto a la ventana, sobre una cajonera… Busca un rincón luminoso para poner plantas en el salón. Mezcla plantas con hojas verdes con toques rojos, violetas o amarillos y tendrás tanto color como si tuvieras flores. opta por especies fáciles de cuidar, como el ficus elástica, que necesita poca luz y agua pulverizada una vez por semana, o el sedum, una crasa que vive con poca agua.

    Combina begonias, con esparraguera, orquídeas, ficus o hiedra, entre otros. Y en verano, entrar las plantas del balcón en casa es buena opción para que no «sufran» las horas de más sol.

    ¿Sabías que cuanto más grande es una palmera más capacidad tiene de limpiar el aire? Así sucede con la areca de este dormitorio. Además de crear un punto de frescor, al estar junto a la ventana la claridad le ayuda a limpiar las sustancias tóxicas del aire y crea una «pantalla» contra el ruido.

    La hiedra es perfecta para las condiciones del baño: agradece la humedad y, además, filtra el tolueno presente en perfumes y desodorantes. Al crecer en cascada, igual que el helecho, es muy decorativa y queda muy bien en repisas o muretes. La de hojas pequeñas, es menos invasiva.

    Para la cocina opta por las plantas aromáticas. Cuidado con el calor porque aunque agradecen la claridad, no el calor excesivo, por lo que es mejor que las coloques lejos del sol directo y de la zona de cocción. Perejil, orégano y albahaca: perfuman el ambiente y tus platos. Además de alegrar la vista, son todo un placer para el olfato.

    Plántalas juntas solo si tienen unas necesidades de luz y agua similares, ya que de lo contrario no crecerán bien. Perejil y cilantro o hierbabuena y poleo son compatibles. En una repisa o un rincón de la encimera, puedes combinar macetas de fibras, zinc o tela para crear un decorativo bodegón.

    Las que no pueden faltar:

    • Perejil: Riega una vez por semana y elimina las hojas amarillas. Realza el sabor de tus platos y salsas. Además, el perejil es una buena fuente de vitamina C.
    • Orégano: El exceso de riego le perjudica, evita que se encharque.
 En verano está en su mejor momento, corta manojos y sécalos colgados. Te durarán todo el año.
    • Albahaca: Retira las hojas «viejas» y favorecerás su crecimiento. Prepara un aceite aromático casero macerando hojas de albahaca con aceite de oliva virgen.

    Fuente: El mueble.