Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    «Rotundo éxito» del experimento en Islandia con la semana laboral de 4 días

    Las pruebas, según afirman los investigadores, ya están produciendo un cambio positivo en los patrones de trabajo

    Redacción

    Un experimento, realizado de 2015 a 2019, en Islandia ha demostrado que la productividad laboral de una semana de 4 días mejoró en la mayor parte de los lugares de trabajo. En este país, la prueba piloto se realizó en el Ayuntamiento de la capital, Reykjavik, y en puestos del gobierno nacional, y contó con la participación de unos 2.500 trabajadores, cerca del 1% de la población activa del país. Muchos de ellos pasaron de una semana de 40 horas a una de 35 o 36, explicaron los investigadores del laboratorio de ideas británico Autonomy y de la Asociación Islandesa por una Democracia Sostenible (Alda).

    En el experimento, realizado de 2015 a 2019, a los trabajadores se les pagó lo mismo por trabajar menos horas. Y la productividad se mantuvo o mejoró en la mayor parte de los lugares de trabajo, indicaron los investigadores.

    Los experimentos llevaron a los sindicatos a negociar nuevos patrones de trabajo, y ahora el 86% de la fuerza laboral islandesa o ya ha decidido trabajar menos horas por el mismo sueldo o pronto tendrá el derecho a hacerlo. Los trabajadores afirmaron sentirse menos estresados y con menos riesgo de tener el síndrome de agotamiento o burnout, e indicaron que el balance entre su vida privada y laboral había mejorado.

    Will Stronge, director de investigación de Autonomy, señaló que «este estudio muestra que el mayor experimento del mundo de reducción de la jornada laboral en el sector público fue, de acuerdo a todos los parámetros, un rotundo éxito». Lo que demuestra que «el sector público está listo para ser pionero en reducción de semanas laborales y que otros gobiernos pueden aprender algunas lecciones».

    España ya busca, entre cientos de empresas, voluntarios para un experimento en el que no es precisamente pionera. Pero este proyecto piloto, que junto a España ensayan empresas de la talla de Unilever o el mayor sindicato de Alemania, arrojará luz sobre el futuro de las relaciones laborales.
    Miembros del Gobierno español reconocían hace meses que estaban estudiando la posibilidad de adoptar la jornada laboral de cuatro días. «Siempre hemos sido partidarios de la reducción de la jornada laboral. La propuesta es interesante y me consta que el ministerio de Trabajo de Yolanda Díaz la está estudiando, y en el marco del diálogo social se va a explorar porque favorecería sin duda la generación de empleo». Palabras que volvieron a poner sobre el tapete el debate de un modelo que dentro del Congreso lleva defendido tiempo el líder de Más País, Iñigo Errejón.

    En España, en el marco del diálogo social, se va a explorar es opción porque favorecería sin duda la generación de empleo

    También la Organización Internacional del Trabajo (OIT) insta a jornadas más reducidas en el informe «Trabajar para un futuro prometedor«. Un texto en el que señalaba, entre otras, que «el trabajo no es una mercancía con la que se pueda comerciar en los mercados buscando el mejor postor; los trabajadores son seres humanos con derechos, necesidades y aspiraciones». Y más: «El establecimiento de límites a jornadas de trabajo excesivamente largas reducirá los accidentes de trabajo y los riesgos psicosociales asociados a dichas jornadas».

    Resultados

    Uno de los países que más aboga por esta medida es Nueva Zelanda. ¿Su ejemplo? Perpetual Guardian, una de las pioneras en este modelo, que probó la semana laboral de lunes a jueves y que, desde 2018 y tras su éxito, la aplica para siempre. El experimento corría sus riesgos, pero para que cada detalle se tuviese en cuenta, la compañía contactó con dos investigadores para que analizaran las consecuencias en el rendimiento de la empresa.
    Los resultados fueron clarividentes: la productividad de sus empleados aumentó y estos se mostraron encantados al poder pasar más tiempo con sus familias. Además, los datos relacionaron la reducción de la jornada laboral sin reducir el sueldo con un nivel mucho menor de estrés entre los 250 empleados de la firma. la filial neozelandesa de Unilever anunció el pasado martes que aplicaría la semana laboral de cuatro días sin bajar el sueldo a la plantilla.

    Microsoft Japón fue la primera multinacional en aplicar la jornada laboral de cuatro días en el país nipón. Los resultados de las primeras semanas no pudieron ser más exitosos. Los trabajadores mejoraron la productividad y a la vez tuvieron más tiempo para conciliar.

    En datos, la productividad mejoró un 40% en los 2.300 empleados en los que se aplicó. Y aún hay más: las ventas conseguidas aumentaron un 39% en comparación con el mes anterior. Beneficios a todos los niveles que se vieron beneficiados de reuniones no más largas de 30 minutos y un aumento de las conferencias en remoto. Asimismo, la empresa redujo gastos cayendo la factura en electricidad un 23.1% y un 58,7% de páginas impresas menos.

    No en vano, fue el fabricante de autos estadounidense Henry Ford ya en 1926, quien revolucionó la forma de trabajar en sus instalaciones al adoptar en ella algunos de los avances que se consideran propios de la vida laboral moderna: jornada de 8 horas, 2 días de descanso, vacaciones pagadas, etc.