Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Crean velas con olor a oficina

    Una pareja de creativos de Estados Unidos es la artífice de ‘Eau D’Office’, una idea que nació como broma entre compañeros de trabajo y que ha se ha convertido en un éxito gracias a Instagram

    Redacción

    Si extraña la oficina y todos esos aromas que conlleva este espacio de trabajo ahora está de enhorabuena, ya que Eau D’Office ha nacido para traer todas esas sensaciones olfativas al hogar. Se trata de una serie de velas perfumadas de todos los diferentes olores que ahora se pueden adquirir si quieres recordar cómo era el olor del café de máquina, las páginas que alguien se dejó en la impresora o el perfume de su compañero o compañera de mesa. Olores ambiguos, sin duda, pero que al ponerse en venta se agotaron en poco tiempo, según informa ‘TheGuardian’.

    La curiosa idea nació de Katie Facada y Thibault Gerard, una pareja de creativos de Nueva York que trabaja para la firma de diseño RGA. Su búsqueda para recrear esos olores de la vida de oficina comenzó como una broma, queriendo rememorar entre inciensos el aroma de Bourbon y Cheetos proveniente de las improvisadas horas felices del descanso laboral, hasta las colonias persistentes después de reuniones abarrotadas en pequeñas salas de conferencias. Velas que evocaran todos los recuerdos entre compañeros de dicha empresa, separados por tiempos en los que reina el teletrabajo.

    Eau D’Office cuenta con seis aromas y una página en Instagram, donde se pueden ver la colección y solicitar cuál les gustaría que les enviaran. Lo que comenzó como broma ha cobrado vida propia. «De repente nos llegaron miles de peticiones de ex empleados, agencias asociadas, clientes proveedores… y comenzamos a abrirlo al público», explica Gerald.

    Por ahora, las velas solo se envían a residentes en Estados Unidos y no saben muy bien qué harán cuando se agoten los suministros, pero han tenido tantas peticiones y propuestas de nuevos aromas que quizá amplíen aromas y peticiones.

    «Tratamos de crear velas que, naturalmente, huelan bien pero también que puedan evocar recuerdos específicos», explican. «Las cañas de después eran una forma de relajarse después de una semana larga, incluso una reunión agotadora es algo que algunas personas extrañan porque no es lo mismo que una reunión en Zoom. Intentamos que se recuerden esos momentos (y las personas implicadas) encendiendo unas velas, por lo que luchar por la autenticidad es un verdadero desafío».

    Los resultados finales no siempre huelen bien, «tampoco pretendemos que sea un olor agradable para la mayoría, sino más bien una manera de recordar la vida de oficina que nunca pensamos que perderíamos o podríamos echar de menos». Entre las nuevas sugerencias que han recibido incluso hasta olor a desinfectante de un baño.