Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Cinco cosas que ‘odian’ los gatos

    Redacción

    Los gatos se han convertido en la segunda opción a la hora de tener una mascota en casa, detrás de los perros que ocupan el primer lugar del ránking. Existen muchas ventajas a la hora de tener un gato en el hogar, principalmente, porque pueden estar solos en casa bastante tiempo, no requieren muchos cuidados, no necesitan espacios grandes, y sobre todo, por que son animales que necesitan independencia. Tanto es así, que hay determinadas cosas que los gatos odian de los humanos y que según la web especializada Experto Animal, hay que tener en cuenta si convivimos con un felino.

    1. No al baño

    En primer lugar, según Experto Animal, los animales odian bañarse. Ante la duda sobre si los gatos se pueden bañar, pues resulta muy complicado que un gato se bañe sin poner problemas al respecto, a excepción de los gatos bengalí. Por eso, los gatos no son amantes del agua, salvo para beberla. 

    2. No a los olores fuertes 

    En segundo lugar, los gatos odian los olores fuertes, en tanto que tienen un olfato muy sensible. Tal y como explican desde Experto Animal: «Los felinos usan los olores para comunicarse, por lo que el hecho de estar rodeados de los potentes fragancias humanas puede resultarles bastante molesto».

    3. No a los sonidos fuertes 

    Los gatos también odian los sonidos fuertes porque al igual que con el olfato, su audición es muy sensible, así como potente. Otra evidencia más de que necesitan tener una vida tranquila para no estresarse. Por eso, una forma de no alterar a nuestros gatos es no poner la televisión muy alta, controlar el volumen de la música o evitar los gritos y golpes excesivos.

    4. No a la falta de limpieza

    Otra de las cosas que odian los gatos es la falta de limpieza. Como ya sabemos, los gatos son animales excesivamente pulcros, de hecho, ellos mismos realizan la limpieza de sus cuerpos, por eso que odien bañarse. A consecuencia de esto, no les gustará vivir en una casa sucia, y sobre todo, que su arenero no esté limpio. Procura tener siempre su arena en condiciones después de que este haya hecho sus necesidades. 

    5. No al cariño en exceso

    Los gatos odian que estés constantemente dándoles mimos y haciéndoles caricias. Hay que recordar, de nuevo, que los gatos, al contrario que los perros, son animales bastante independientes y en muchas ocasiones, poco sociables. Según explican en Experto Animal: «el contacto físico es una forma de dominio, por eso solo se dejarán acariciar cuando ellos quieran y no cada vez que tú los busques».