Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Un ciclista flotante limpia de plástico los ríos

    Cuando Dhruv Boruah vio plástico flotando en el océano, se embarcó en la búsqueda para limpiar el río de Londres

    Redacción

    Dhruv, se mudó al Reino Unido en 2009. Había estado trabajando como consultor de gestión, pero decidió tomarse un descanso y tener algunas aventuras. Se entrenó para sobrevivir en el Ártico en Svalbard y recorrió Colombia en una bicicleta de bambú. 

    En el camino vio muchos desechos plásticos en el océano y comenzó a preguntarse qué podía hacer al respecto. Cuando regresó a Londres, se involucró en alguna limpieza de playas en el Rio Támesis. La cantidad de botellas de plástico le hizo reflexionar.

    Había estado pensando en andar en bicicleta por el Támesis durante mucho tiempo, porque ¿por qué andar en bicicleta por el camino, si puedo montar en el agua? Reutilizó su bicicleta de bambú, que había hecho, y la puse en el agua con Shuttle Bike, una empresa que proporciona un kit para hacer flotar cualquier bicicleta. Tienes dos inflables amarillos que se conectan a las ruedas, además de un pequeño componente similar a una dinamo que se conecta a la rueda trasera y hace girar un cable que va a una hélice en la rueda delantera. La hélice tiene un timón incorporado, por lo que una vez que empieza a pedalear y mover el manillar, todo es igual que en la carretera.

    Dhruv Boruah, sobre el Támesis.

    Tenía dos redes de pesca que llenaba todos los días con plástico y ni siquiera podía recoger todo porque algunos trozos estaban escondidos bajo un bosque de algas. También tomó fotografías y las etiquetó geográficamente, para mapear qué partes del río están más contaminadas.

    Nueve días después, terminó el viaje en Teddington. El puerto de Londres ya no permitía bicicletas acuáticas, así que unas semanas más tarde regresó con una tabla de remo, recogiendo plástico hasta llegar al Tower Bridge.

    Su viaje le enseñó de la manera más difícil, que limpiar el río no iba a resolver el problema. Necesitamos apuntar a la causa raíz: la compra de plástico. Pensó en ejecutar algunas campañas en Londres e intentar que se vuelvan virales, como llenar un autobús londinense con botellas de plástico para representar la cantidad de desechos plásticos que se generan por minuto en Londres.

    «Quiero mostrarle a la gente cómo nos está afectando el plástico: cómo parte de él incluso regresa a nuestros cuerpos a través de los microplásticos en el pescado o la sal. Sé que no se puede eliminar por completo el uso de plástico, así como así, pero me gustaría que la gente lo pensara dos veces antes de comprar su próxima botella de agua. Cada paso ayuda «.

    Fuente: www.portal-ambiental.com