Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Buster Keaton, la sonrisa va por dentro

    El Gran Pamplinas. Cara de Póker. El geómetra del slapstick: un maestro de la aritmética cómica

    Redacción

    Joseph Frank Keaton nació el 4 de octubre del año 1895 en la localidad de Piqua, estado de Kansas (Estados Unidos). Sus padres, llamados Joe y Myra Keaton, eran avezados cómicos de vodevil que habían formado con su hijo un grupo humorístico denominado The Three Keatons.

    Era capaz de protagonizar las escenas de riesgo más asombrosas sin perturbar el gesto ni la mirada triste.

    Buster Keaton (1895-1966), nació, como quien dice, en el teatro y se cuenta que su padre gustaba de lanzarlo al público como quien echa carne a los leones. Quizás por este motivo, maduró esa expresión estoica que parecía exiliar de su rostro la más remota posibilidad de sonrisa. 

    El gran escapista Harry Houdini, que era padrino de Joseph y acompañaba como mago a la troupe en la gira, tras divisar la escena le apodó “Buster” (destructor), nombre con el que pasó a la historia.
    La característica de Keaton de mantener su cara inmutable en situaciones hostiles proviene de esta época.

    En sus manos, el slapstick se convertía en caos ordenado: una caligrafía de líneas limpias, asépticas, limítrofes con la abstracción.

    Fue uno de los maestros del cómico mudo que peor llevó el paso al sonoro. Sus problemas con el alcoholismo convirtieron buena parte de su vida en una caída libre sin geometría alguna.

    En el año 1917 conoció al cómico Roscoe “Fatty” Arbuckle, uno de los actores más famosos de su tiempo que tras un grave escándalo sexual vio perjudicada su triunfal carrera.
    Arbuckle y el productor Joe Schenck le hicieron debutar en unos cortos, el primero titulado “The Butcher Boy” (1917). Así comienza su incursión en el cine. Gracias a estas apariciones impulsadas por Fatty, Keaton, fue consolidando su nombre entre los aficionados al género cómico.

    Su repertorio de obras maestras (dirigidas o codirigidas por él) es impresionante: El moderno Sherlock Holmes (1924), El héroe del río (1928), El maquinista de la General (1927), Siete ocasiones (1925)

    En los años 20 prosiguió con sus obras maestras bajo su propia compañía, la Buster Keaton Productions, con títulos imprescindibles como “El Rostropálido” (1921), “Cops” (1922), “La Ley De La Hospitalidad” (1923), “Tres Edades” (1923), “El Navegante” (1924), “El Moderno Sherlock Holmes” (1924).

    «El Cameraman» (19289 o “El Héroe Del Río” (1928), sus dos películas filmadas con la Metro Goldwyn Mayer, que si al principio no perjudicó demasiado la libertad del extraordinario artista, posteriormente con la llegada del cine sonoro y con la creciente intromisión del estudio, derrumbó por completo la carrera del gran Buster Keaton. El cambio a la Metro terminó siendo dañino para Keaton, quien comenzó, al igual que su padre, a tener problemas con la bebida. Perdido el favor del público, fue despedido de la Metro por alcohólico a mediados de los años 30.

    Entre los más salvables trabajos durante los años 30, se encuentra “Piernas De Perfil” (1933), un título dirigido por Edward Sedgwick que a pesar de todo se encontraba a años luz de los mejores momentos del maestro. Entre otros, trabajó para los mismísimos Hermanos Marx, e interviniendo como actor secundario en varias películas, entre ellas “San Diego, I Love You” (1944), película de Reginald LeBorg en la que Buster interpretó a un conductor de autobús.

    En los años 50 su fortuna profesional mejoró gracias a sus apariciones televisivas y teatrales.
    En la gran pantalla, su rival profesional pero amigo personal, Charles Chaplin, le rescató para que le acompañase en “Candilejas” (1952).

    «En cierto sentido, Buster fue a Chaplin lo que los Rolling Stones serían a los Beatles»

    Llegada la década de los 60, Buster tuvo tiempo para intervenir en divertidas películas como “El Mundo Está Loco, Loco, Loco” (1963), comedia coral de Stanley Kramer, “El Club Del Pijama” (1964) de Don Weiss, y “Golfus De Roma” (1966) de Richard Lester, antes de fallecer. Está enterrado en el Forest Lawn Memorial Park, de Los Ángeles (California).
    En el año 2018, Peter Bogdanovich estrenó en el cine el documental “El Gran Buster” (2018).

    Buster Keaton no fue tan comercial como sus colegas Charles Chaplin y Harold Lloyd debido quizá a sus incomprendidas acciones surrealistas y su perspectiva de autor, lo que también le restaba apoyo crítico.

    Slapstick es un estilo de humor que implica actividad física exagerada que excede los límites de la comedia física normal.

    Fuentes: Fotogramas / Aloha Criticon