Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Tulipanes y sus cuidados

    Redacción

    Los tulipanes requieren pleno sol para su mejor exhibición, lo que significa al menos 6 horas de luz solar brillante y directa al día. También prefieren un suelo de drenaje rápido y, por lo tanto, son excelentes adiciones a los jardines de rocas.

    Los bulbos de tulipán deben plantarse en otoño. El suelo debe haberse enfriado tras la temporada de crecimiento del verano antes de plantar.

    Comprueba la temperatura del suelo con un termómetro de suelo y planta cuando la temperatura sea de 15 grados C.

    Los tulipanes necesitan un periodo de enfriamiento para florecer. Si piensas cultivar tulipanes en zonas en las que la temperatura del suelo no desciende por debajo de los 15 grados Celsius durante al menos 12 semanas, compra bulbos preenfriados.

    Prepara la zona de plantación de los tulipanes mezclando la tierra de jardín con compost, matillo o algún fertilizante orgánico.

    La nutrición proporcionada ayudará a los tulipanes a desarrollar un sistema de raíces saludable en otoño, lo que es esencial para una gran floración en primavera.

    También puedes añadir piedras pequeñas para mejorar el drenaje del suelo en caso que sea muy apretado.

    Cultivar tulipanes en el jardín

    Los tulipanes necesitan un se plantado en un lugar soleado y en un suelo con un excelente drenaje. Planta los bulbos en otoño para que florezcan en primavera.

    Antes de plantar los bulbos prepara la tierra añadiendo compost o algún fertilizante orgánico.

    Para obtener el mejor resultado, planta los tulipanes en grupos de 10 o más. Planta cada bulbo a 10 cm de profundidad con el extremo puntiagudo hacia arriba. Los bulbos pueden plantarse muy juntos.

    Riega los tulipanes a fondo en el momento de la plantación y de nuevo en la primavera cuando comiencen a crecer.

    Tulipanes en maceta

    Los tulipanes son fáciles de cultivar en macetas. Al igual que con las plantaciones en el suelo, querrás que los bulbos estén enterrados al menos a 10 cm de profundidad, así que consigue una maceta que mida al menos 15 o 20 cm de alto.

    Coloca los bulbos con el extremo puntiagudo hacia arriba en la maceta (puedes apretarlos bien). Cúbrelos con la mezcla para macetas y riégalos bien.

    Antes de la primera helada de tu zona, traslada el recipiente a un lugar fresco y seco que se mantenga a unos 4 grados C durante el invierno.

    Cuando veas que los tulipanes están saliendo al exterior, saca el recipiente a un lugar soleado y riega la tierra. Comience a regar regularmente una vez que comience a ver el crecimiento.

    Riega los tulipanes cuando los plantes, remojando bien cada zona de plantación. Riega una vez a la semana durante el primer mes después de la plantación, y luego deja las plantas tranquilas hasta la primavera. Vuelve a regar en primavera, cuando aparezcan las hojas.

    Una vez que las flores se hayan desvanecido, aplica algún fertilizante orgánico o compost al suelo, esto ayudará a promover el crecimiento de las hojas para que el bulbo pueda almacenar nutrientes para la siguiente temporada de crecimiento.

    Alimenta por última vez cada año a finales del otoño (más o menos en la misma época en que plantaría los nuevos bulbos).

    Cómo cortar las flores de tulipanes

    Corta los tulipanes cuando los capullos estén todavía apretados. Los pétalos pueden tener un matiz verdoso, pero deberías poder saber de qué color son las flores.

    Colócalos en un jarrón limpio lleno de agua a temperatura ambiente. Los tulipanes seguirán «creciendo» (los tallos se alargan) una vez cortados y llevados al interior.

    Si se vuelven rebeldes, basta con cortar unos centímetros de la parte inferior de los tallos cada dos días. Por otro lado, los tulipanes cortados durarán más tiempo si cambias el agua cada dos días.

    Fuente: EcoJardín Mágico.