Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Sembrar y cultivar café orgánico

    Redacción

    Las plantas de cafeto (coffea arabica), conocidas por producir granos de café, pueden ser una atractiva planta de jardín. A la mayoría de nosotros nos gusta el café como fuente de nuestro contenido diario de cafeína. Pues bien, estamos aquí para informarte de lo fácil que es cultivar café y de cómo puedes tener tu propio cafeto en casa, veremos su cosecha, cómo tostarlo y todos sus cuidados.

    La opción elegida para el jardín es la variedad de café Arábica. Constituye más del 70% del café mundial, mientras que la variedad Robusta representa alrededor del 25%.

    Es raro que se pueda cultivar suficiente café arábica propio para tu consumo como para reemplazar tu marca de café favorita. Sin embargo, la planta es una gran adición para el jardín o planta de interior.

    Las plantas de café son excelentes plantas de interior porque son un llamativo complemento de hoja perenne. Una ventaja adicional es que la planta de Coffea arabica, de color verde oscuro purifica el aire.

    También es una excelente planta de interior debido a su naturaleza robusta y resistente. Cultivar café es una buena idea porque esta planta se mantendrá llena y vibrante durante todo el año.

    No necesitan luz solar directa, por lo que son perfectas para habitaciones luminosas y patios cubiertos. Una ventaja añadida es que se autopolinizan. Esto significa que florecen incluso si cultivas café en el interior. Puedes controlar el tamaño con una poda regular de las hojas y ramas verdes de tu cafeto en crecimiento.

    Cómo cultivar una planta de café

    Hay varias formas de cultivar café por ti mismo. En primer lugar, puedes utilizar granos de café arábigo o cerezas. Si prefieres una opción más sencilla, utiliza un cafeto joven.

    Semillas de café

    Las semillas de café se refieren a los dos pequeños granos que hay dentro de las cerezas. No puedes utilizar granos de café tostados como los de una cafetería.

    Los granos de café crudos y verdes podrían germinar, pero el porcentaje de éxito es bajo. Esto se debe a que han sufrido un proceso posterior a la cosecha y están secos.

    La mejor opción para cultivar plantas de café es utilizar granos de café arábica frescos y verdes. Puedes comprarlos en un tostador de café local o, si no, pedirlos por Internet.

    Las cerezas de café sin procesar son la mejor opción para cultivar café. Utiliza cerezas rojas de café que hayan madurado y despulpa la cereza madura para eliminar las semillas de café.

    Germinar semillas de café

    La temperatura ideal es de 25℃ – 30℃ y a las plantas de café les gusta el suelo ligeramente ácido. Se recomienda plantar en un suelo con un pH de 5,5 – 6,5 y un alto contenido de nitrógeno. Puedes aumentar la acidez rociando el suelo con zumo de limón de vez en cuando.

    Una vez que tengas tu grano de café, remójalo durante 24 horas para que se ablande. Plántalo en una mezcla con tierra húmeda y musgo de turba o abono de siembra. Entierra las semillas a no más de 1 cm de profundidad.

    Mantén el cafeto húmedo y bien drenado, y alejado del sol del mediodía o las hojas se quemarán. Ten paciencia, pueden tardar entre 3 y 6 meses en brotar.

    Si no hay brotes en 6 meses, es posible que hayas tenido granos defectuosos. No te rindas, busca más semillas y vuelve a empezar.

    Cultivar plantones

    Puedes optar por la opción más fácil (y segura) de plantar un árbol completamente crecido. Retíralo del soporte y trasplántalo en una maceta llena de tierra abonada. O si prefieres plántalo directamente en el jardín.

    Si compras un cafeto muy pequeño, ten en cuenta que es posible que hayas comprado numerosas plantas de café.

    Es probable que el vendedor haya agrupado de cuatro a seis plantas de café. Esto es bueno para ti, ya que todos los cafetos trasplantados crecerán como cafetos individuales, y obtendrás varios por el precio de uno.

    Tendrás que separar cada uno de los brotes y trasplantarlos individualmente. Para ello, sumerge las raíces durante 24 horas en agua y luego sepáralas con cuidado.

    Plántalas en macetas llenas de tierra con un poco de compost, o si lo prefieres puedes cultivarlas en el jardín o la huerta.

    Recuerda realizar el trasplante en primavera u otoño y en horas de la tarde, cuando el sol no sea demasiado fuerte, mantenla a la sombra durante unos días para que se recupere.

    Cómo cuidar una planta de café (cafeto)

    Una vez que hayas plantado tu cafeto, hay algunos consejos básicos para cuidarlo. Echa un vistazo para mantener tu cafeto feliz y sano:

    Riego

    A los cafetos les gusta el riego regular para mantener la tierra húmeda. Sin embargo, no les gustan los «pies mojados», así que ten cuidado de no regarlas en exceso, riega con poca agua cuando veas que la parte superior del suelo está seca por completo.

    Fertilización

    A medida que crecen, utiliza un fertilizante suave en el arbolito cada dos semanas. Una vez maduro, abona tu cafeto como mínimo una o dos veces al año.

    Hazlo preferentemente durante la primavera y el verano. Si desea un crecimiento más rápido, simplemente abone más a menudo.

    Humedad

    El café crece de forma natural en un entorno similar al de los bosques lluviosos. A no ser que vivas en una zona así, es necesario tener un cuidado especial para cultivar plantas de café en zonas muy frías.

    La planta necesita mucha humedad y si tu casa es demasiado seca, las hojas se volverán marrones.

    Hay formas de aumentar la humedad. Entre ellas, la nebulización, las bandejas de grava y la colocación de un recipiente con agua entre las plantas.

    Poda

    Es esencial, sobre todo si quieres controlar el tamaño de tu planta. Corta la parte superior de la planta y las ramas de la parte inferior del tallo.

    Busca y elimina las ramas muertas o secas. Asimismo, elimina los chupones (ramas centrales adicionales).

    En las plantas pequeñas, cuando tengan unos 50 cm de altura, poda las puntas de crecimiento para fomentar la ramificación lateral.

    Plagas

    Una gran ventaja del cafeto es que no es muy susceptible a las plagas. Estas suelen aparecer si hace demasiado frío y no hay suficiente humedad.

    Los signos a los que hay que estar atentos son las escamas marrones o las protuberancias y el rocío pegajoso.

    Una plaga común son las cochinillas, que pueden disuadirse aplicando diariamente una mezcla de jabón, agua y alcohol.

    Las arañas rojas también provocan la decoloración de las hojas si están demasiado secas. Empieza por mojar con agua toda la planta a fondo para eliminar los ácaros.

    Hibernación

    A medida que vaya haciendo frío, asegúrate de llevar tu planta al interior. La planta suele estar inactiva en temporadas frías.

    Sigue regando la planta, pero reduce las cantidades a medida que vaya haciendo frío. Asegúrate de proporcionarle suficiente luz durante los meses de invierno.

    Fuente: Ecojardín Mágico