Sign Up To The Newsletter

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet

    Consejos para regar plantas en macetas

    Redacción

    ¿Cómo se conocen las necesidades de riego de una planta, cuánta agua necesita una planta al día y cuándo? Si te haces con frecuencia esta pregunta, entonces te interesará saber cómo hay que regar en el exterior o en el interior.

    Riega siempre por la mañana antes de que el sol sea muy fuerte, esto es bueno para que las hojas húmedas se sequen durante el día, en caso de haberlas mojado.

    Si no puedes regar por la mañana, puedes hacerlo por la tarde al caer el sol, pero ten cuidado y evita regar las hojas, ya que dejar las hojas húmedas durante la noche puede provocar muchas enfermedades en las plantas.

    La cuestión es cuál es la cantidad de agua adecuada para una planta en maceta. Regar demasiado poco y con demasiada frecuencia no es bueno para las plantas en maceta. Lo ideal es realizar riegos más profundos dos o tres veces por semana.

    Hay que dar un buen trago, en toda la extensión de la maceta, hasta que el agua empiece a salir del fondo del recipiente. De este modo, te asegurarás de que incluso las raíces más profundas reciban suficiente agua.

    Si el agua no llega al fondo de la maceta, las raíces se quedan en la parte superior del recipiente, lo que no es bueno para el crecimiento saludable de la planta.

    Cómo regar plantas en maceta
    • Ten en cuenta que no todas las plantas son iguales, ya que cada una de ellas tiene necesidades de humedad diferentes.
    • A la mayoría de las plantas no les gusta la tierra empapada y húmeda todo el tiempo, sino sólo húmeda. Las necesidades de las plantas en maceta de exterior y de interior son diferentes.
    • Las hortalizas, como los pepinos, los tomates, las calabazas, etc., necesitan mucha agua.
    • Las suculentas y los cactus necesitan muy poca agua y prosperan en suelos secos.
    • Las plantas de floración anual no deben secarse. Es bueno mantener siempre el suelo húmedo pero no empapado.
    • Las plantas frutales deben mantenerse húmedas durante la floración y la fructificación, pues de lo contrario se les caerán todos los brotes.
    • Algunas hierbas, como la albahaca, el cilantro, el eneldo, el romero, el tomillo y el orégano, prefieren un poco de sequedad entre riegos.
    • Si las hojas de las plantas se secan, es señal de que hay menos agua en la planta. Si las hojas se hinchan o arrugan, es señal de que hay demasiada agua.
    • Durante los veranos calurosos, puede ser necesario regar las plantas tanto por la mañana como por la noche.
    • Una manera de saber cuándo regar una planta en maceta es introducir un dedo a unos dos centímetros de profundidad en la tierra. Si la yema del dedo está seca, debes regar la planta.
    • Generalmente la superficie se seca más rápido, entonces uno puede pensar que hay que regar, pero la humedad de abajo no la podemos ver.
    • Si la tierra está completamente seca, puedes sumergir toda la maceta en agua hasta que deje de burbujear. También puedes hacer agujeros profundos en la tierra con un palo y luego regarla.
    Consejos para regar plantas en maceta

    Riega siempre sobre la tierra y no sobre las hojas. Las hojas húmedas favorecen la aparición de hongos y otras enfermedades. Las gotas sobre las hojas actúan como pequeñas lentes que enfocan el sol sobre ellas, lo que puede causar quemaduras solares.

    Los veranos calurosos y el viento seco pueden secar rápidamente tus plantas. La situación se agrava si tienes macetas de terracota, plástico o metal, ya que la temperatura de la tierra en su interior puede alcanzar hasta los 80 grados centígrados.

    A veces, el agua hace un pasaje corto en la tierra de la maceta. Si esto ocurre, el agua saldrá por los agujeros en cuanto riegues la planta. Deberías mezclar un poco de compost en la tierra para que retenga mejor el agua.

    A veces, si se prevén temperaturas muy altas o vientos fuertes, puede ser necesario poner las plantas a la sombra.

    Aplica una capa gruesa de mantillo en la parte superior de la tierra de la planta. Esto ayudará a retener la humedad y a evitar las malas hierbas.

    Si la maceta crece vigorosamente y ha desarrollado un sistema de raíces muy denso a lo largo de los años, las raíces empezarán a salir por los agujeros de drenaje del fondo.

    Un sistema radicular muy denso restringirá la absorción de agua y las raíces del fondo se secarán por completo.

    Fuente: EcoJardinMagico